dic 17, 2013

Enviado por en Destacados | 1 Comentario

Que suerte he tenido de correr!

Que suerte he tenido de correr!

Oía hace poco una canción de Alberto Cortez que solía sonar en el coche cuando era enano, al volver a oírla me removió básicamente por trasladarme a aquella época y sobre todo por el mensaje del poema de Paco Stanley en el que considero un alegato a la vida que en estos momentos parece necesario recordarnos lo básico en nuestra vida.
Al acabar de oírla rápidamente me vino a la mente la versión runner de la canción y la cambié mentalmente el título a Qué suerte he tenido de correr. Porque correr me ha dado tanta felicidad y no sólo por lo diez maratones que he acabado que han sido el culmen de muchos entrenamientos sino porque durante muchos años he corrido en tan diferentes lugares con tanta gente que he conocido, que sólo puedo agradecer todo lo que me ha dado el running. Correr es fácil, cada uno podemos llegar a disfrutar a nuestra manera de correr pero os aconsejo algo que durante años he disfrutado mucho, cada vez que salgáis de viaje meted las zapatillas en vuestra maleta y encontraréis sitios a los que nunca hubierais llegado, os sentiréis uno más cuando en muchos lugares los corredores se saludan, probaréis distintas sensaciones al correr en distintos terrenos, altitud, ambiente, etc…También os mantiene alerta para orientarte mejor y ya que estamos veréis un rincón, un restaurante o algo curioso que os hará volver vestido de paisano para disfrutarlo lentamente. Y como siempre os hará sentiros muy vivos!

Aquí dejo la letra de la canción o el poema pero si tenéis la oportunidad de escucharla dedicaros unos minutos: http://www.youtube.com/watch?v=dKN8nsWXHbE&list=PL5C54D51AA0CCBA41
Mientras tanto os dejo hasta la próxima entrada con el título de otra canción del maestro Cortez, Gracias a la vida!

Qué suerte he tenido de nacer,
para estrechar la mano de un amigo
y poder asistir como testigo
al milagro de cada amanecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener la opción de la balanza,
sopesar la derrota y la esperanza
con la gloria y el miedo de caer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para entender que el honesto y el perverso
son dueños por igual del universo
aunque tengan distinto parecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para callar cuando habla el que más sabe,
aprender a escuchar, ésa es la clave,
si se tiene intenciones de saber.

Qué suerte he tenido de nacer,
y lo digo sin falsos triunfalismos,
la victoria total, la de uno mismo,
se concreta en el ser y en el no ser.

Qué suerte he tenido de nacer,
para cantarle a la gente y a la rosa
y al perro y al amor y a cualquier cosa
que pueda el sentimiento recoger.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener acceso a la fortuna
de ser río en lugar de ser laguna,
de ser lluvia en lugar de ver llover.

Qué suerte he tenido de nacer,
para comer a conciencia la manzana,
sin el miedo ancestral a la sotana
ni a la venganza final de Lucifer.

Pero sé, bien que sé…
que algún día también me moriré.
Si ahora vivo contento con mi suerte,
sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte,
cuál será en la agonía mi balance, no lo sé,
nunca estuve en ese trance.

Pero sé, bien que sé…
que en mi viaje final escucharé
el ambiguo tañir delas campanas
saludando mi adiós, y otra mañana
y otra voz, como yo, con otro acento,
cantará a los cuatro vientos…

Qué suerte he tenido de nacer.

Compártelo!
  1. Que recuerdos! Cuantas veces habremos escuchado esta canción? Cuantas verdades juntas. Gracias por el recuerdo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*